Viaje@Tucuman

Hace unas semanas, junto con 3 amigos, decidí ir a Tucuman, el motivo principal que nos llevo a hacer el viaje fue el congreso de Filosofia que se realizaba este año en la Universidad Nacional de Tucuman, pero ademas imagino que cada uno tendria sus buenos motivos para despejarse un poco, yo acababa de renunciar al trabajo, ya que junto con la facu y otras actividades la rutina se habia vuelto no solo tediosa, sino tambien, insostenible, y mas alla de que intenté, dormir 3 horas por dia no me hacia bien. Independientemente del congreso, que es de lo que menos me interesa hablar, el viaje me resulto una hermosa experiencia, nos hospedamos esa semana en un Hostel, a pocas cadras de la facultad de Filosofia y Letras.
Si bien por cuestiones de tiempo no pudimos visitar Tafi de Valle ni las ruinas de Quilmes, pudimos pasar por el Cerro San Andres y recorrer un poco la ciudad, que dicho sea de paso, tampoco es muy grande, visite la “casita” de Tucuman, estuve en el espectáculo de “Luces y Sonido” que se hace ahi mismo, y aunque sali bastante decepcionado por el show, la casa como museo es hermosa, al igual que el centro de la ciudad de noche, que posee una iluminacion espectacular.
Algo que me dejó esto, fue que quiero seguir viajando y conociendo, sin duda no tiene desperdicio alguno impregnarse de idiosincracias, costumbres, paisajes a los que uno no tiene acceso diariamente, y como suele pasar, aveces es bueno extrañar, dejar, perderse; es asi como uno vuelve despues solo por el simple echo de saber que lo desea, necesita, como me gusta decir, con una abstraccion un poco mas amplia de asunto.

Esto ultimo me hizo acordar a una frase de Galeano:

De nuestros miedos nacen nuestros corajes, y en nuestras dudas viven nuestras certezas. Los sueños anuncian otra realidad posible y los delirios otra razón. En los extravíos nos esperan los hallazgos… porque es preciso perderse para volver a encontrarse

Que agradables son los dias post parciales….