Las puertas de la Percepcion

«Si las puertas de la percepción fueran abiertas, el hombre percibiría al mundo tal cual es, infinito». William Blake.

La frase que cito A. Huxley para comenzar su ensayo.
No puedo dejar de comentar que nunca le tuve mucha fe a este texto, pero me supo sorprender en algunos aspectos….
Huxley toma como premisa antes de comenzar con el consumo de mescalina que todo ser humano necesita, por medio de un estimulante ( religion, tabaco, alcohol, drogas varias ) trascender de si mismo para llenar los huecos de una vida monotona, abrir puertas en el muro, algun sedante que logre sacarlo de lo cotidiano, de lo exterior, como decia junger, del ser temporal.

Parece muy improbable que la humanidad en libertad pueda alguna vez dispensarse de los paraisos artificiales.”

Pero subsistira indudablemente la necesidad de tomarse frecuentes vacaciones quimicas del intolerable si mismo y del repulsivo ambiente

Desde que escribio “Un mundo Feliz” en 1932, inistia en la necesidad de la “droga perfecta” ( soma ), para un mayor bienestar social, e individual.

El afan universal y permanente de autotrascendencia no puede ser abolido cerrando de golpe las mas populares puertas del muro. La unica accion razonbale es abrir puertas mejores, con la esperanza de que hombres y mujeres cambien sus viejas y malas costumbres por habitos nuevos y menos daninos. Algunas de estas puertas mejores podran ser de naturaleza social y tecnologica, otras religiosas y psicologicas, y otras mas dieteticas, educativas o atleticacas. Lo que hace falta es una nueva droga que alivie y consuele a nuestra doliente especie sin hacer a la larga mas daño del bien que hace a la corta

toda esta necesidad de autotrascendencia, a su vez la justifica por una mirada siempre pesimista sobre el pasado, presente y futuro del hombre en sociedad, incapaz de comunicarse si no es mas que con precarios simbolos o por analogia, incapaz de salir de su propio universo.

Vivimos juntos y actuamos y reaccionamos los unos sobre los otros, pero siempre, en todas las circunstancias, estamos solos. Los Martires entran en el circo tomados de la mano, pero son crucificados aisladamente. Abrazados, los amantes tratan desesperadamente de fusionar sus aislados extasis en una sola autotrascendencia, pero es en vano. Por su misma naturaleza, cada espiritu con una encarnacion esta condenado a padecer y gozar en la soledad. Las sensaciones, los sentimientos, las intuiciones, imaginaciones y fantasias son siempre cosas privadas y, salvo por medio de simbolos y de segunda mano, incomunicables. Podemos formar un fondo comun de informacion sobre experiencias, pero no de las experiencias mismas. De la familia de la nacion, cada grupo humano es una sociedad de universos islas. La mayoria de los universos islas tienen las suficientes semejanzas entre si para permitir la comprension por inferencia y hasta la empatia o “dentro del sentimiento”. Asi, recordando nuestras propias aflicciones y humillaciones, podemos condolernos de otros en analogas circunstancias.”

Un libro que invita a mirar con otros ojos las puertas del muro, una postura digna de ser leida… 🙂

Saludos!