Native Land

When you marry, marry a lady anthropologist. She will have been trained for years never to interrupt you and to say only just enough to keep you talking.

Después de leer El atropólogo inocente me quedé con ganas de conocer un poco más de este autor y me encontré con este libro. En él, trata de recrear el análisis realizado en su primer trabajo con el mismo sentido del humor e igual de insisivo, pero en esta ocasión su objeto de estudio no son los Dowayos, sino la cultura inglesa. Es allí en donde comienza junto con su asistente de campo, Jim Batchelor, a recorrer las distintas formas de expresion de lo que define como Englishness.

land

In english culture the natives have developed theire own specialists, sociologists, who teach them to explain variation among themselves in terms of regions, age and class. Class is an interesting native concept that has been adopted, quite unreasonably, for cross cultural use by sociologists, strugling with desperate dedication to bring it line with a now discarded notion of science, one that relates it to universality unreducibility to statistical data.
Little wonder, then, that the “class” of sociologists bears little relation to native institutions. This is enfactically not yer another book about the english class system, indeed, class is largely irrelevant to it.

El antropólogo inocente

Nigel Barley publicá en 1989 su primer libro, El antropólogo inocente. En el relata su primer contacto con el trabajo de campo en el país africano Camerún. El libro narra con gran ingenio y un gran sentido del humor las experiencias de este científico inglés durante el año que convivió con los Dowayos.

Una vez libre de todos estos objetos, colocamos mi equipo entre las vigas del techo y colgué un mapa de Poli que había adquirido en la capital. El mapa despertó una gran curiosidad en los dowayos, que no llegaron a comprender jamás sus principios lógicos y me preguntaban donde se encontraban aldeas en las que yo no había estado nunca. Si les contestaba, seguidamente me preguntaban el nombre de las personas que vivían allí; no llegaron a entender nunca por que podía responderles a lo primero pero no a lo segundo.

CR18_G:wq!

Startup Nation

Me recomendaron este libro en una clase de una materia llamada Organización Industrial en la universidad. Es de esos libros que tiene una contratapa excelente y te dejan pensando si es debido a un buen asesoramiento de marketing o el augurio de una buena lectura.

Afortunadamente, es un libro que narra de una manera muy interesante la historia Económica/Industrial de Israel y hace incapié en aspectos, a mi entender, bastante radicales  a la hora de entender como se ha convertido en el país con mayor cantidad de Startups per cápita del mundo. Como por ejemplo, el servicio militar obligatorio, el hecho de vivir desde el momento mismo de su fundación en condiciones adversas (topografía, clima desertico, estado de guerra y bloqueos económicos, solo 7 millones de habitantes, etc).

strtpntn

 

:wq!

Pale Blue Dot

PaleBlueDot

Una foto sacada a pedido de Carl Sagan desde la sonda espacial Vogayer 1 a 6 billones de kilómetros de la Tierra.

La sonda espacial Voyager 1 fué lanzada el 5 de septiembre de 1977 y aún sigue en funcionamiento superando las espectativas de vida útil y extendiendo los alcances de la misión. Es el objeto hecho por el hombre mas alejado de la Tierra.

Esta imágen permite ver nuestra casa como un diminuto punto, sola en el inmenso espacio.

Contextualizados, se puede disfrutar un poco más este hermoso fragmento del libro Pale Blue Dot de Carl Sagan en el que reflexiona sobre esta imagen:

From this distant vantage point, the Earth might not seem of any particular interest. But for us, it’s different. Consider again that dot. That’s here. That’s home. That’s us. On it everyone you love, everyone you know, everyone you ever heard of, every human being who ever was, lived out their lives. The aggregate of our joy and suffering, thousands of confident religions, ideologies, and economic doctrines, every hunter and forager, every hero and coward, every creator and destroyer of civilization, every king and peasant, every young couple in love, every mother and father, hopeful child, inventor and explorer, every teacher of morals, every corrupt politician, every “superstar,” every “supreme leader,” every saint and sinner in the history of our species lived there – on a mote of dust suspended in a sunbeam.

The Earth is a very small stage in a vast cosmic arena. Think of the rivers of blood spilled by all those generals and emperors so that in glory and triumph they could become the momentary masters of a fraction of a dot. Think of the endless cruelties visited by the inhabitants of one corner of this pixel on the scarcely distinguishable inhabitants of some other corner. How frequent their misunderstandings, how eager they are to kill one another, how fervent their hatreds. Our posturings, our imagined self-importance, the delusion that we have some privileged position in the universe, are challenged by this point of pale light. Our planet is a lonely speck in the great enveloping cosmic dark. In our obscurity – in all this vastness – there is no hint that help will come from elsewhere to save us from ourselves.

The Earth is the only world known, so far, to harbor life. There is nowhere else, at least in the near future, to which our species could migrate. Visit, yes. Settle, not yet. Like it or not, for the moment, the Earth is where we make our stand. It has been said that astronomy is a humbling and character-building experience. There is perhaps no better demonstration of the folly of human conceits than this distant image of our tiny world. To me, it underscores our responsibility to deal more kindly with one another and to preserve and cherish the pale blue dot, the only home we’ve ever known.

Solar_System_Portrait_-_View_of_the_Sun,_Earth_and_Venus

:wq!

A quién se juzga?

En 1934 Ayn escribe la obra de teatro The night of january 16th (La noche del 16 de enero, conocida también como Penthouse legend), que incorpora la novedad absoluta en el mundo del teatro de incorporar al público que desee participar en un «jurado» al final de la obra que debe decidir sobre la inocencia o culpabilidad de la protagonista. En la nota inicial dirigida al productor de la obra, Ayn Rand explica:
La obra está construida de tal manera que las pruebas de la culpabilidad o la inocencia de la acusada están cuidadosamente contrapesadas, y la decisión se basará en el carácter y valores del jurado. Es realmente a la audiencia a la que se juzga. En palabras del abogado defensor: «¿A quién se juzga en este caso? ¿A Karen Andre [co-protagonista de la obra]? ¡No!, son ustedes, damas y caballeros del jurado, quienes están siendo juzgados. Son sus almas las que serán puestas a la luz cuando hayan tomado su decisión».
Ayn Rand

Tiempo y Entropia – such a mess

 La idea de que el tiempo es un modo de decir que una cosa sigue a otra  como resultado de esta otra, parece que es la clave de la verdadera   naturaleza del tiempo.

Pero también nos encontramos con respuestas mas originales…

El comportamiento no decreciente del área de un agujero negro recordaba el comportamiento de una magnitud física llamada entropía, que mide el grado de desorden de un sistema. Es una cuestión de experiencia diaria que el desorden tiende a aumentar, si las cosas se abandonan a ellas mismas. Se puede crear orden a partir del desorden (por ejemplo, uno puede pintar la casa), pero esto requiere un consumo de esfuerzo o energía y por lo tanto disminuye la cantidad de energía ordenada obtenible.

Un enunciado preciso de esta idea se conoce como segunda ley de la termodinámica. Dice que la entropía de un sistema aislado siempre aumenta, y que cuando dos sistemas se juntan, la entropía del sistema combinado es mayor que la suma de las entropías de los sistemas individuales. Consideremos, a modo de ejemplo, un sistema de moléculas de gas en una caja. Las moléculas pueden imaginarse como pequeñas bolas de billar chocando continuamente entre si y con las paredes de la caja. Cuanto mayor sea la temperatura del gas, con mayor rapidez se moverán las partículas y, por lo tanto, con mayor frecuencia e intensidad chocaran contra las paredes de la caja, y mayor presión hacia afuera ejercerán. Supongamos que las moléculas están inicialmente confinadas en la parte izquierda de la caja mediante una pared separadora. Si se quita dicha pared, las moléculas tenderán a expandirse y a ocupar las dos mitades de la caja.

En algún instante posterior, todas ellas podría estar, por azar, en la parte derecha, o, de nuevo, en la mitad izquierda, pero es extremadamente más probable que haya un numero aproximadamente igual de moléculas en cada una de las dos mitades. Tal estado es menos ordenado, o más desordenado, que el estado original en el que todas las moléculas estaban en una mitad. Se dice, por eso, que la entropía del gas ha aumentado.  De manera análoga, supongamos que se empieza con dos cajas, una que contiene moléculas de oxigeno y la otra moléculas de nitrógeno. Si se juntan las cajas y se quitan las paredes separadoras, las moléculas de oxigeno y de nitrógeno empezaran a mezclarse. Transcurrido cierto tiempo, el estado más probable será una mezcla bastante uniforme de moléculas de oxigeno y nitrógeno en ambas cajas. Este estado estará menos ordenado, y por lo tanto tendrá más entropía que el estado inicial de las dos cajas separadas.

 La segunda ley de la termodinámica tiene un status algo diferente al de las restantes leyes de la ciencia, como la de la gravedad de Newton por citar un ejemplo, porque no siempre se verifica, aunque si en la inmensa mayoría de los casos. La probabilidad de que todas las moléculas de gas de nuestra primera caja se encuentren en una mitad, pasado cierto tiempo, es de muchos millones de millones frente a uno, pero puede suceder. Sin embargo, si uno tiene un agujero negro, parece existir una manera más fácil de violar la segunda ley: simplemente lanzando al agujero negro materia con gran cantidad de entropía, como, por ejemplo, una caja de gas. La entropía total de la materia fuera del agujero negro disminuirá. Todavía se podría decir, desde luego, que la entropía total, incluyendo la entropía dentro del agujero negro, no ha disminuido, pero, dado que no hay forma de mirar dentro del agujero negro, no podemos saber cuánta entropía tiene la materia de dentro. Sería entonces interesante que hubiera alguna característica del agujero negro a partir de la cual los observadores, fuera de el, pudieran saber su entropía, y que esta aumentará siempre que cayera en el agujero negro materia portadora de entropía. Siguiendo el descubrimiento descrito antes (el área del horizonte de sucesos aumenta siempre que caiga materia en un agujero negro), un estudiante de investigación  de Princeton, llamado Jacob Bekenstein, sugirió que el área del horizonte de sucesos era una medida de entropía del agujero negro. Cuando materia portadora de entropía cae en un agujero negro, el área de su horizonte de sucesos aumenta, de tal modo que la suma de la entropía de la materia fuera de los agujeros negros y del área de los horizontes nunca disminuye.

 

Tiempo y entropía
Las leyes de la ciencia no distinguen entre el pasado y el futuro. Con más precisión, como se explico anteriormente, las leyes de la ciencia no se modifican bajo la combinación de las simetrías conocidas como CP y T.  C significa cambiar partículas por antipartículas, P significa tomar la imagen especular y T significa invertir la dirección del movimiento de todas las partículas: en realidad, ejecutar el movimiento hacia atrás. Las leyes de la ciencia que gobiernan el comportamiento de la materia en todas las situaciones normales no se modifican bajo la combinación de las dos operaciones C y P por si solas. En otras palabras, la vida seria exactamente la misma para los habitantes de otro planeta que fuesen imágenes especulares de nosotros y que estuviesen hechos de antimateria en vez de materia. Si las leyes de la ciencia no se pueden modificar por la combinación de las operaciones C y P, y tampoco por la combinación CP y T, tienen también que permanecer inalteradas bajo la operación T sola. A pesar de todo, hay una gran diferencia entre las direcciones hacia adelante y hacia atrás del tiempo real en la vida ordinaria. Imagine un vaso de agua cayéndose de una mesa y rompiéndose en pedazos en el suelo. Si usted lo filma en película, puede decir fácilmente si está siendo proyectada hacia adelante o hacia atrás. Si la proyecta hacia atrás vera los pedazos repentinamente reunirse del suelo y saltar hacia atrás para formar un vaso entero sobre la mesa. Usted puede decir que la película está siendo proyectada hacia atrás por que este tipo de comportamiento nunca se observa en la vida ordinaria. Si se observase, los fabricantes de vajillas perderían el negocio.

La explicación que se da usualmente de por qué no vemos vasos rotos recomponiéndose  ellos solos en el suelo y saltando hacia atrás sobre la mesa, es que lo prohíbe la segunda ley de la termodinámica. Esta ley dice que en cualquier sistema cerrado el desorden, o la entropía, siempre aumenta con el tiempo. En otras palabras, se trata de una forma de la ley de Murphy: Las cosas siempre tienden a ir mal!

Un vaso intacto encima de una mesa es un estado de orden elevado, pero un vaso roto en el suelo es un estado desordenado. Se puede ir desde el vaso que esta sobre la mesa en el pasado hasta el vaso roto en el suelo en el futuro, pero no al revés.

El que con el tiempo aumente el desorden o la entropía es un ejemplo de lo que se llama una fecha del tiempo, algo que distingue el pasado del futuro dando una dirección al tiempo. Hay al menos tres flechas del tiempo diferentes. Primeramente, la que el desorden o la entropía aumentan. Luego está la flecha psicológica. Esta es la dirección en la que nosotros sentimos/percibimos que pasa el tiempo, la dirección en la que recordamos el pasado pero no el futuro. Finalmente, esta la flecha cosmológica. Esta es la dirección del tiempo en la que el universo esta expandiéndose en vez de contrayéndose.

Discutiremos ahora  como la condición de que no haya frontera para el universo, junto con el principio antrópico débil, puede explicar por qué las tres flechas apuntaran en la misma dirección y, además, por que debe existir una flecha del tiempo bien definida. Argumentare que la flecha psicológica del tiempo está determinada por la flecha termodinámica, y que ambas flechas apuntan siempre necesariamente en la misma dirección. Si se admite la condición de que no haya frontera para el universo, veremos que tienen que existir flechas termodinámica y cosmológica del tiempo bien definidas, pero que no apuntaran en la misma dirección durante toda la historia del universo. No obstante razonare que únicamente cuando apuntan en la misma dirección es cuando las condiciones son adecuadas para el desarrollo de seres inteligentes que puedas hacerse la pregunta: ¿Por que aumenta el desorden en la misma dirección del tiempo en la que el universo se expande?

Me referiré primero a la flecha termodinámica del tiempo.  La segunda ley de la termodinámica resulta del hecho de que hay siempre muchos mas estados desordenados que ordenados. Por ejemplo, consideremos las piezas de un rompecabezas en una caja. Hay un orden, y solo uno, en el cual las piezas forman una imagen completa. Por otra parte, hay un número muy grande de disposiciones en las que las piezas están desordenadas y no forman una imagen. Supongamos que un sistema comienza en uno de entre el pequeño número de estados ordenados. A medida que el tiempo pasa el sistema evolucionara de acuerdo a las leyes de la ciencia y su estado cambiara. En un tiempo posterior es más probable que el sistema este en un estado desordenado que en uno ordenado, debido a que hay muchos mas estados desordenados. De este modo, el desorden tendera a aumentar con el tiempo si el sistema estaba sujeto a una condición inicial de orden elevado. Imaginemos que las piezas del rompecabezas están inicialmente en una caja en la disposición ordenada en la que forman una imagen. Si se agita la caja, las piezas adquirirán otro orden que será, probablemente, una disposición desordenada en la que las piezas no forman una imagen propiamente dicha, simplemente porque hay muchísimas mas disposiciones desordenadas. Algunos grupos de piezas pueden todavía formar partes correctas de la imagen, pero cuanto más se agite la caja tanto más probable será que esos grupos se deshagan y que las piezas se  hallen en un estado completamente revuelto, en el cual no formen ningún tipo de imagen. Por lo tanto el desorden de las piezas aumentara probablemente con el tiempo si las piezas obedecen a la condición inicial de comenzar con un orden elevado.

Supóngase, sin embargo, que Dios decidió que el universo debe terminar en un estado de orden elevado sin importar de que estado partiese. En los primeros momentos, el universo habría estado probablemente en un estado desordenado. Esto significaría que el desorden disminuiría con el tiempo. Usted vería vasos rotos recomponiéndose ellos solos y saltando hacia la mesa. Sin embargo, ningún ser humano que estuviese observando los vasos estaría viviendo en un universo en el cual el desorden disminuyese con el tiempo. Razonare que tales seres tendrían una flecha psicológica del tiempo que estaría apuntando hacia atrás. Esto es, ellos recordarían sucesos en el futuro y no recordarían sucesos en el pasado. Cuando el vaso estuviese roto  lo recordarían recompuesto sobre la mesa, pero cuando estuviese recompuesto sobre la mesa no lo recordarían estando en el suelo.

Es bastante difícil hablar de la memoria humana, porque no conocemos como funciona el cerebro en detalle. Lo conocemos todo, sin embargo, sobre cómo funcionan las memorias de ordenadores. Discutiré por lo tanto la flecha psicológica del tiempo para ordenadores. Creo que es razonable admitir que la flecha para ordenadores es la misma que para los humanos. Si no lo fuese, ¡Se podría tener un gran éxito financiero en la bolsa poseyendo un ordenador que recordase las cotizaciones de mañana!

Una memoria de ordenador consiste básicamente en un dispositivo que contiene elementos que pueden existir en uno cualquiera de dos estados. Un ejemplo sencillo es un ábaco. En su forma más simple, este consiste en varios hilos; en cada hilo hay una cuenta que puede ponerse en una de dos posiciones. Antes de que un numero sea grabado en una memoria de ordenador, la memoria esta en un estado desordenado, con probabilidades iguales para los dos estados posibles. (Las cuentas del ábaco están dispersas aleatoriamente en los hilos del ábaco). Después de que la memoria interactúa con el sistema a recordar, estará claramente en un estado o en el otro, según sea el estado del sistema. (Cada cuenta del ábaco estará a la izquierda o a la derecha del hilo del ábaco). De este modo, la memoria ha pasado de un estado desordenado a uno ordenado. Sin embargo, para estar seguros de que la memoria esta en el estado correcto es necesario gastar una cierta cantidad de energía (para mover la cuenta o para accionar el ordenador, por ejemplo). Esta energía se disipa en forma de calor, y aumenta la cantidad de desorden en el universo. Puede demostrarse que este aumento del desorden es siempre mayor que el aumento del orden en la propia memoria. Así, el calor expelido por el refrigerador del ordenador asegura que cuando grabamos un número en la memoria, la cantidad total de desorden en el universo aumenta a pesar de todo. La dirección del tiempo en la que un ordenador recuerda el pasado es la misma que aquella en la que el desorden aumenta.

Nuestro sentido subjetivo de la dirección del tiempo, la flecha psicológica del tiempo, está determinado por tanto dentro de nuestro cerebro por la flecha termodinámica del tiempo. Exactamente igual que un ordenador, debemos recordar las cosas en el orden en que la entropía aumenta. Esto hace que la segunda ley de la termodinámica sea casi trivial. El desorden aumenta con el tiempo porque nosotros medimos el tiempo en la dirección en la que el desorden crece. ¡No se puede hacer una apuesta más segura que esta!

Fragmentos de un pequeño gran libro de divulgación, “La historia del Tiempo” de Stephen Hawkings. 🙂

Bioinformática

En la actualidad, robots, virus informáticos, hormigas virtuales ovants, agentes software o knowbots, sistemas de realidad virtual, neuronas artificiales, mascotas artificiales, sistemas expertos, algoritmos genéticos y evolutivos, sistemas de Lindenmayer, y un largo etcétera representan los primeros productos bioinspirados que emulan a los seres vivos o a algunas de sus facetas, ya sea el aprendizaje, la reproducción, la evolución o su desenvolvimiento en sociedades artificialmente creadas.

Seguridad por Niveles

Hace un tiempo me encontré con este excelente libro electrónico sobre Seguridad Informática bajo licencia Creative Commons y de distribución gratuita de la empresa española DarFe. Un extenso repaso del modelo de 7 capas OSI, con ejemplos de analisis muy detallados de cada protcolo con tcpdump, wireshark y otras herramientas muy interesantes hasta adentrarse en el rubro de la seguridad en las comunicaciones.

Vale la pena darle un vistaso…

Descargar Seguridad por Niveles

:wq!