Y aunque no quise el regreso, siempre se vuelve al primer amor.

Y así fue. Este finde largo tuve el placer de volver a Capilla del Monte, como si de un pacto se tratara. Acompañado de hermosas personas recorrí el norte pasando por Villa del Dique, reencontrando a un compañero de secundaria, por Carlos Paz en un almuerzo bastante bacan, y por ultimo hospedandonos dos días en la hermosa Capilla.

No paso un día sin pensar en lo lindo que seria vivir viajando, no les pasa?